Ligeras y finas

Ligeras y finas

¿Lente orgánica o mineral?

¡¡Una lente óptica es un milagro de la ciencia! El material de que está hecho debe ser perfecto: transparente, puro, claro y de estructura homogénea. Y este material exige una gran precisión durante su fabricación y su tratamiento. La lente debe ofrecer también una protección contra la radiación UV y ser fácil de mantener.

Y entonces, ¿Cuál es el material idóneo para usted? Eso dependerá de sus necesidades personales. ¿Las gafas deben ser más bien ligeras porque a usted le gustan las monturas discretas? ¿O prefiere "poco mantenimiento" y gran solidez? Lentes orgánicas o lentes minerales. Descubra aquí sus diferencias.

Finas y ligeras: las lentes orgánicas

Las lentes orgánicas son ligeras y permiten la utilización de monturas muy discretas. Algunas superficies que hayan subido un tratamiento especial como el Solitaire® de Rodenstock evitan los reflejos y protegen las lentes contra el rayado. Las lentes orgánicas exigen indudablemente algo más de cuidado que las lentes minerales.

Las lentes minerales: sólidas pero pesadas

Algunos usuarios se mantienen fieles a las cualidades probadas de las lentes minerales. Por frágil que parezca, las lentes minerales son asombrosamente fuertes y resistentes. Entre sus ventajas están el requerir poco cuidado y su gran resistencia al rayado; no obstante, su peso algo mayor es una desventaja. Por otra parte, pese a su fortaleza, en circunstancias extremas, las lentes minerales pueden astillarse y romperse.
Choose your Country [x]